Migración de CIO a CDO

Dic 11, 2013 - by administrador

Sara Gallardo M.

 

De la necesidad de ingenieros de sistemas capaces de sumergirse en los laberintos del negocio para asumir cargos directivos dentro de una organización y de la carencia de profesionales con una formación integral y amplia visión, más allá de los bits y los bytes, ahora las exigencias son mayores, para una profesión que debe reinventarse al ritmo de los desarrollos tecnológicos.

 

Ningunas voces más autorizadas que las de dos altos ejecutivos en compañías muy importantes del país, como Francisco Rivas Dueñas, subgerente general de Servicios Corporativos del Banco de la República y Hugo Fernando Valderrama Sánchez, director general de In Motion Colombia, para analizar el mundo empresarial y el espacio ocupado por los directores de tecnología.

 

Dentro del ejercicio de suministrar elementos al gremio para contextualizar los temas relevantes que atañen a la práctica de nuestra profesión en el ámbito nacional, su experiencia y conocimiento convierten sus opiniones en un tesoro de consulta para los lectores de esta publicación”, dijo Jeimy J. Cano en la apertura del debate.

 

El moderador Juan Manuel Cortés Franco, gerente general de Magis Ltda., les dio la bienvenida y les formuló el primer interrogante:

 

¿Considera pertinente la migración del CIO (Chief Information Officer) hacia el CDO (Chief Digital Officer) o ambos roles deben permanecer de forma separada, pero complementaria? ¿Cuáles son los puntos de encuentro, si existen?

 

Francisco Rivas D.

Subgerente General de Servicios Corporativos

Banco de la República

El entorno de hoy en día lleva a las organizaciones a estar presentes en los medios digitales, para capturar las nuevas generaciones, los milenios. Y lo veo por mis hijos. Cuando se trata de pedir una pizza, me dicen “entra a Internet y pídela”. En tal medida, es necesario sumergirse en ese mundo para manejarlo. De la misma manera, las empresas tienen que fluir hacia donde se están moviendo las nuevas generaciones. El tema de volverse digital no es una moda, sino una necesidad, alentada por una tendencia generacional. Por lo tanto, una empresa que quiera permanecer en el mercado, no se puede quedar atrás.

El moderador Juan Manuel Cortés abrió el debate.

 

Para Hugo Fernando Valderrama, director general de In Motion, el CDO señala las
            necesidades y el CIO las herramientas.

Con relación a la migración de un CIO hacia un CDO, me parece que éste último señala las necesidades y lo que se debe hacer, mientras que el CIO debe colocar las herramientas para que eso sea viable. Si uno lo ve como un rol dentro de una organización, no lo concibo de una sola persona, pues el rumbo de una empresa es el fruto de una planeación estratégica, con participación colectiva y de diferentes tendencias. Dicha planeación estratégica determinará si se va a optar por redes digitales o por temas de móviles; si se va a estar en Internet o si se va a contar con botones de pago –para citar sólo unos ejemplos de las tendencias de evolución-. Debe ser entonces un trabajo en equipo en el que se interactúe para llegar a los fines establecidos, acordes con la planeación estratégica de la organización, que no es otra cosa que lo que hemos venido haciendo en muchos casos. Uno no puede esperar que el director de tecnología sea quien mueva la organización, porque la persona de tecnología, en la mayoría de los casos, se ocupa de mantener operativa la infraestructura. Y si a eso hay que colgarle también que sea quien desarrolla e innova, pues no hay tiempo para tantas funciones. A veces resultan profesionales muy visionarios que al conocer la tecnología se les ocurren cosas y eso es un valor agregado. Pero, no me parece que lo normal sea esa tendencia. Es fundamental conocer las herramientas, de lo contrario, no hay forma de vislumbrar el futuro.

 

IN MOTION COLOMBIA

Hugo Fernando Valderrama S.

Director General

El ambiente actual no sólo obedece a lo ocurrido con los milenios. Algo cotidiano, por ejemplo, es ver a los comensales en un restaurante –niños, jóvenes, adultos, viejitos- entretenidos con el celular. En un ascensor, en un bus, en todas partes, la gente va “enchufada” haciendo clic, oyendo radio, jugando, revisando correo, chateando o viendo una película. El primer escenario de discusión es que el mundo nos cambió y en una forma dramática. Y eso, por supuesto, lleva a un cambio de oficio del CIO. En mi condición de socio en varias organizaciones, mi oficio cambió. La mezcla de colaboradores que tengo hoy es completamente distinta a la que tenía años atrás. Y la administración de esas personas es bien distinta, participan distintas generaciones. Me informo, consulto, intercambio y trabajo por Internet. Tengo dos o tres videoconferencias al día, es mi forma natural de trabajar. En esa medida, el rol del “gran jefe” cambió, el CEO no tiene otra alternativa que introducirse en el cambio y esto va empujando para que otros roles también cambien. Para responder la pregunta me asalta la duda de si deben existir el CIO y el CDO en una organización. Eso depende de cada empresa, de su tamaño, del tipo de negocio, además de qué tanta dependencia tenga del manejo y gestión de la información y las comunicaciones. Eso determina el uso de unas cosas u otras. Lo cierto es que un CIO que no se introduzca al ritmo de las circunstancias de la tecnología y el mundo, puede estar en serios problemas.

Jeimy J. Cano M.

Director Revista Sistemas

Acis

Con las dos intervenciones uno podría leer que comienza a haber una tensión en aumento. Por un lado, mantener una operación y, por otro, motivar una transformación. Es una tensión natural que viene presionada por el primer nivel de la organización que moldea las acciones alrededor de la necesidad de un rol determinado.

La adopción de los roles fue descrita por Hugo Fernando Valderrama.

 

Juan Manuel Cortés F.

¿Qué tan clara ha sido la adopción de los roles de CIO y CDO en el entorno colombiano? ¿Cuáles han sido sus retos, fallas y aciertos? ¿Qué cambios relevantes en el entorno promueve la existencia del Chief Digital Officer, IoT y Cloud Service Providers? ¿Productos digitalmente habilitados?  

 

Hugo Fernando Valderrama S.

Hay de todo, y lo digo con conocimiento de causa por mis múltiples actividades En algunos casos, tengo clientes con un personaje que se encarga en forma directa de todo lo clave, que utilizan todo en cloud y tienen su centro de cómputo activo en la nube. Así mismo, tengo extremos con el joven de sistemas que hace de todo, desde instalar. Esto se registra en compañías de tamaño pequeño, son toderos con una inclinación a trabajar temas digitales por ser más fáciles y ágiles. Mientras que otros corresponden a los asuntos de instalaciones pesadas, con duración de un año al infinito, que producen canas, dificultades y obstáculos. Como líder de una organización celebro la existencia de ese mundo moderno que obliga a que el responsable del área de sistemas tenga que abrirse para dejar de lado el famoso “no se puede”.

 

Se refleja entonces una independencia que genera la inquietud de separar los roles entre CIO y CDO, que da lugar a una competencia entre ellos. En Colombia estoy viendo estos escenarios y han comenzado a tomar mucha fuerza los vicepresidentes o gerentes de dos áreas: la de marketing, porque en forma natural tiene mucha cercanía a estos temas y comienza a hablar con propiedad sobre todos los aspectos relacionados. Es el líder usuario. En esta época  digital, no necesita mucho de tecnología y puede en forma rápida y efectiva sorprender con soluciones que llaman la atención  y “coger fuera de base” al tradicional CIO. El otro es quien maneja el servicio al cliente. Es decir, las áreas de calidad y PQR, incidentes, quejas y reclamos. Este personaje ha comenzado a tomar fuerza en las organizaciones, porque su mundo se digitalizó. Y de repente, también hay un tercero que es el área de Recursos Humanos o Capital Humano, por los asuntos tradicionales de educación virtualizada. En otras palabras, hay “saborcitos” que generan “peleas de poderes” establecidas.

 

Francisco Rivas D.

Estoy totalmente de acuerdo en que con los servicios en la nube ya no se requiere mucho más que un buen ancho de banda a internet y esto habilita la independencia para poder contratar en forma directa sin participación del CIO. La dependencia de la persona de tecnología se ha venido disminuyendo. Se van creando dos mundos en los cuales uno se encarga de todo lo digital y, en algunos  momentos, el área de tecnología ni se entera de su existencia. Comienzan a tomar relevancia en forma independiente. Pero, ese ambiente también habría que calificarlo de cara al tamaño de las empresas. Las multinacionales y grandes compañías se pueden dar esos lujos, con personas dedicadas al marketing digital, al manejo de las redes sociales, entre otros. Pero, en pequeñas y medianas industrias es el propio dueño quien tiene un conocimiento básico y hace uso directo de los servicios que consigue en la nube. Así que hoy en día, lo que está facilitando la tecnología es la independencia del rol tradicional del CIO que genera tendencias directas en el manejo de los datos digitales. Por otra parte, no es tan sencillo adoptar servicios externos, si no existe una cultura desarrollada para saber qué hay afuera y cómo aplicarlo adentro. Parte del valor agregado de los CIO  es ayudar para que la tecnología se adopte en forma correcta. Muchas veces, el ingeniero de sistemas introduce las infraestructuras de moda que puede terminar en un trauma complejo para las organizaciones. Cultura, capacitación y manejo del cambio deben ir de la mano.

Jeimy J. Cano M.

Encuentro dos palabras claves en sus intervenciones. La primera independencia. En el último número de la Harvard Business Review el profesor Porter de manera muy acertada, dice que en los años 90 la tecnología afectó la cadena de valor, la digitalizó y pudo hacerla más eficiente1. Pero, que esta nueva época en que estamos digitalizando los productos, demanda una visión diferente en asuntos tecnológicos. El otro concepto es la transformación cultural. En ese contexto, la labor del Chief Digital Officer (CDO) se complica, en la medida en que tiene que resolver dos tensiones muy fuertes, una propia de los productos y otra propia de las personas. Acoplar lo que funciona hoy por hoy para articular lo que va a funcionar en el futuro, es un reto de dos tensiones: una tecnológica y otra cultural.

 

Juan Manuel Cortés F.

¿Cómo han experimentado esta situación en la realidad colombiana? ¿Se ha establecido el rol de CDO? ¿O alguien, que no pertenece necesariamente al área de tecnología, toma el liderazgo de manera no formal?

 

Sara Gallardo M.

Editora Revista Sistemas

Y para complementar la pregunta: ¿Existe la conciencia de ese nuevo entorno y la necesidad de un CDO?

 

Hugo Fernando Valderrama

Sí, me he encontrado con varios casos. En uno de ellos se trata de un hombre de negocios, quien maneja todos los asuntos relacionados con lo digital y fue tomando el liderazgo, dándole pautas a la persona de tecnología quien, en tales circunstancias, reconoce que no tiene nada qué hacer, le cede esa responsabilidad al otro y se dedica al ambiente de las interfases, especialmente, cuando se presenta la necesidad de la operación conjunta de todos los aplicativos. En esa mezcla de aplicativos web con los tradicionales core business, la persona de tecnología espera al otro y trabajan juntos. Otro caso que he visto en dos o tres organizaciones es que cuando el CIO se ve desbordado por el tema, nombra un líder responsable para establecer el orden y disponer de una guía, de un mentor que entiende la tecnología y se pueda dedicar a todos los asuntos digitales. Este personaje es visible y le reporta al CIO, quien de forma inteligente, hace que le reporte directamente para no perder el control.

Francisco Rivas D.

En muchos de los casos el tema digital arranca como una iniciativa de las áreas que descubren las aplicaciones y ven viable su puesta en marcha, con base en la información que ellos manejan. Pero, esa iniciativa regularmente no se cuantifica en términos del impacto que pueda tener ni cuánto pueda crecer. En principio, se ve como algo muy sencillo y fácil, pero una vez hecho el arranque se requiere continuidad en el crecimiento, hay que tener datos en tiempo real y servidores que soporten la cantidad de visitantes. Son una cantidad de aspectos que no pueden ir en contra de la imagen de la organización que uno está representando. Ahí lo que se debe hacer es trabajar en equipo. Indudablemente, hay que ser muy abierto a las nuevas ideas porque esas son las que van a facilitar la evolución de la compañía y no desechar ninguna idea que parezca “loca”, toda vez que en corto tiempo puede entrar en vigencia. Para resumir, se requiere mente abierta y trabajo en equipo.

 

Hugo Fernando Valderrama S.

Tengo otro caso para citar. En una organización muy grande con la que trabajo, el equivalente a una sucursal grande, dirigida por un gerente clave en la empresa, montó su “tienda aparte”, porque el área de tecnología no le respondía de acuerdo con sus necesidades y no le “paraban bolas” y se demoraban mucho. Él tenía una idea que cambiaba la manera de hacer las cosas en forma tradicional, las agilizaba y resolvía en la cuarta parte del tiempo. Una idea realmente muy brillante. Como él sabía el valor de su idea y se trataba de un asunto rápido y más bien barato, simplemente contrató su gente y siguió adelante. Montó su infraestructura bajo esas características y todo el mundo estaba feliz. Pero, un día le falló, se cayó el sistema y se quedó sin poder prestar servicio y fue el caos, todo el mundo llamaba para quejarse. ¿Qué sucedió? Que este personaje tuvo que recurrir al CIO para solucionar el “chicharrón”. Entonces se rescató el hecho de la innovación y se incorporó al sistema general. Hubo lecciones aprendidas para todos, sin salida de ningún empleado.

 

Juan Manuel Cortés F.

¿Qué tan pertinente es el papel del CDO en una empresa con un bajo desarrollo del área de sistemas, en donde los principales problemas tecnológicos no han sido resueltos satisfactoriamente? ¿Será ese  el caso de la mayoría de las empresas en Colombia?

Hugo Fernando Valderrama S.

En las empresas pequeñas y medianas –pymes- que son la mayoría en Colombia, el CDO nace sin que se den cuenta, toda vez que los aplicativos para ese tipo de compañías son lo que llaman SAAS (Software As A Service), que vienen con su hosting, se activan los módulos y se pone a funcionar una infraestructura tecnológica en semanas. Es posible habilitar contabilidad, recursos humanos, correos y otros asuntos. Y el responsable es una persona muy ligada a la nube e incluso hacia la parte digital pura. Y como las pequeñas empresas no tienen presupuesto para invertir grandes sumas en publicidad, ese personaje nace digitalizado, jugando al marketing digital, en la forma económica de tener un espacio web y  gastan muchas horas en la cosmética de la página, los contenidos y otros aspectos inherentes. Luego se dedican a promocionar ese sitio para generar tráfico y obtener buen ranking. Y, en la medida en que van creciendo, tienen que remitirse a un mundo grande, con elementos más robustos. Situación que exige gente de mayor profundidad. De ahí que el ingeniero de sistemas hoy esté metido en temas más difíciles, más allá del manejo de las tablets y otros equipos móviles. Ese ingeniero está detrás con una cantidad de código y elementos mucho más profundos para que esos equipos funcionen. En una ocasión durante una conferencia hubo fallas en los equipos y me pidieron solucionar el problema. Mi respuesta fue: “apague y prenda”.

 

Francisco Rivas D.

Hoy, para que una empresa exista debe tener un espacio en la web, de lo contrario no está en el mercado, es algo que va con el registro de la Cámara de Comercio. En tal sentido, debe tener claridad sobre cómo lograr sus objetivos en forma digital. No se trata de habilitar un módulo costoso que sólo va a utilizar en un 10 o 15 por ciento y por el que, además, le cobrarán el doble por el licenciamiento correspondiente. No se requieren grandes desarrollos, pero sí una cultura hacia lo tecnológico, complementada con una visión de lo que está pasando en el mundo.

 

Jeimy J. Cano M.

Quienes están trabajando en pequeñas y medianas empresas no saben que ya son Chief Digital Officer. Nacen como tales, tienen las posibilidades y oportunidades para hacer, opciones compactas, listas para operar y ser viables. En otras palabras, las pymes operan bajo el concepto de CDO, porque así se lo ordena su modelo de negocio. Y en el contexto colombiano es una lectura muy interesante que nos permite abordar una línea de operación y análisis para tener una mejor articulación de las estrategias digitales de esos nichos de mercado.

 

Hugo Fernando Valderrama S.

Durante nueve años tuve una empresa especializada en marketing digital y llegamos a tener 300 clientes, en su mayoría pymes, la más grande vendía del orden de 100.000 millones de pesos al año. Y, para ellos, nosotros éramos el departamento de sistemas, algo increíble. Manejábamos los correos, la  intranet, el marketing de correos masivos, la reputación, el posicionamiento, el Facebook, etc. Y un buen día me llamó furiosa una gerente de esas empresas, para suspender el servicio, porque no recibía el correo en su blackberry. Ella consideraba que era un asunto grave que nosotros debíamos solucionar. Tuve que aclararle que no teníamos nada que ver con eso y remitirla al proveedor de ese servicio, no sin antes expresarle: “si quiere le mando un ingeniero, pero le cobro por separado”. La relación comercial terminó y aunque la señora se puso furiosa, a los ocho días lloraba con toda su gente para revivirla.

 

Juan Manuel Cortés F.

En la visión tradicional, el ingeniero de sistemas desempeña un papel fundamentalmente técnico.  ¿El papel del CDO debería ser desempeñado por un ingeniero de sistemas o por alguien de otra profesión?  En el primer caso, ¿qué  impacto en la formación debe tener este hecho?

 

Francisco Rivas D.

En términos generales los ingenieros de sistemas han venido evolucionando hacia las partes administrativas de las organizaciones y su formación les permite dar valor agregado en temas de procesos, en algunos casos de innovación aplicando la tecnología. No obstante, lo que he podido ver es que el manejo de lo digital está mucho más cercano a otras profesiones. Por ejemplo, los comunicadores sociales que están formando las universidades tienen esa tendencia a la creación de páginas web, al marketing digital, a hacer aplicaciones móviles, incluso a desarrollar juegos. Están un poco más compenetrados en ese mundo digital por el tema del diseño. Sin embargo, me parece también que los ingenieros de sistemas tienen que empezar a tener en cuenta tales tendencias. Estas tecnologías digitales no son una moda, porque llevan tiempo y se han consolidado y el valor agregado de los ingenieros de sistemas puede mejorar la capacidad de adaptación de las organizaciones a este mundo digital.

 

Hugo Fernando Valderrama S.

Cuando comenzó la tecnología a mí me tocó como parte de las primeras promociones con el título de ingeniero de sistemas y computación. Para esa época había muchas personas de otras profesiones muy buenos, de la ingeniería durísima, retadora, que venían de ingenierías eléctrica, civil, menos de sistemas, porque esa disciplina no existía. Y ahora sucede algo parecido, hay gente que ve que puede utilizar parte de la tecnología y sus carreras vienen con todo incluido, sobre todo las de diseño. Los jóvenes de hoy en día salen con herramientas tecnológicas muy potentes. Los ingenieros de sistemas tienen que aprender de todo, por cultura general. Como le pasa a un médico, si se queda como médico general, sabe un montón de todo, pero nadie le va a confiar la operación de un ser querido. Lo mismo sucede con la tecnología, se requiere un especialista. El profesional profundo es el ingeniero de sistemas de hoy día.

 

Jeimy J. Cano M.

En otras palabras, “un mar de conocimientos con medio centímetro de profundidad”. Se trata del nivel de especialidad y las habilidades cotidianas. La tecnología se convirtió en un “commodity”. Puede suceder que el ingeniero sienta que eso es lo básico, pero eso es lo que la gente usa y valora. Detrás de esto está la famosa “capa ocho”, muchas veces, desestimada por los ingenieros.

 

Hugo Fernando Valderrama S.

Es un tema de confusión que se ha generado a raíz de esa capa ocho. Hay que eliminarla de lo que es la ingeniería de sistemas y lo genérico. Lo que es la ingeniería pura. Pero, si uno va a la ingeniería de verdad, la profunda, vaya y móntese en un avión de los de hoy para ver si es tan sencillo el manejito automático del aparato. Y aterrizan y hacen muchas cosas, el piloto prácticamente está para las emergencias, pero ahí hay ingeniería brava de todo tipo: electrónica, sistemas, mecánica, entre otras. Una mezcla poderosa que no es otra cosa que ingeniería. Y en temas de salud, cuando uno se detiene en estos asuntos, como por ejemplo un tac, hay ingeniería, programación, hay una mezcla de ingenierías. Ese no es un celular ni es una tablet y puedo seguir poniendo ejemplos aterrizados para observar la seriedad de un tema respetable frente a la cotidianidad, muy lejos de lo demás.  En las universidades ha faltado un poquito de marketing que ha generado esa confusión en torno a los muy apaleados y valiosos  ingenieros de sistemas.

Juan Manuel Cortés F.

Cada vez la demanda de software de esa envergadura será mayor. Basta citar el Internet de las cosas. En ese panorama ¿se necesitarán profesionales altamente capacitados? Y el espacio para los ingenieros de sistemas ¿se abre cada vez más, en lugar de cerrarse?

 

Hugo Fernando Valderrama S.

Hablando de profundidades, un Google, todo el mundo lo usa, lo que no sabe Google no lo sabe nadie. Y detrás de eso ¿qué creen que hay? Una cosa muy seria, profunda y eso es ingeniería de sistemas. Que uno lo ve y lo usa como usuario y piensa que eso es fácil. Pero, vaya y ármelo o un Facebook. Hay algunos que han hecho su intento, pero… Arme un Waze. Aplicacioncitas para muchos, pero que a mí me inspiran respeto. No son tan profundas, pero sí exigentes.

 

Juan Manuel Cortés F.

¿Tiene su empresa una estrategia digital? ¿Cuáles son los principales inhibidores de la puesta en práctica de una estrategia digital? ¿Considera necesaria la existencia de los roles de CIO y CDO para toda entidad de forma genérica? o ¿aplicable según la envergadura de la organización?

 

Francisco Rivas D.

Creo que hoy en día todas las empresas tienen una estrategia digital, formal o no. De facto o no. Que haya un rol como tal, probablemente no, pero debe existir una planeación estratégica para determinar hacia dónde se va a mover y eso define el camino digital. El rol se está formando y pasa por una evolución, tal y como sucedió con los temas de continuidad del negocio y el área de tecnología ayuda en ese proceso. No se trata de una tendencia interna, sino adquirida por la influencia de lo que sucede en el entorno. La necesidad de estar en el mundo digital se impone. Por supuesto las grandes organizaciones cuentan con áreas dedicadas a comercio digital, toda vez que reconocen el potencial de ese mercado.

 

Hugo Fernando Valderrama S.

Lo que veo a diario es que todos le estamos haciendo a todo. Cada uno se va por lo más rápido, más conveniente y más barato, en forma natural.

Y eso normalmente apunta mucho a temas digitales: nube, etc. Pero, hay momentos en que uno tiene que irse por los no digitales y de manera forzada hay que ir por ese lado, sin ninguna otra solución. Todo depende de las decisiones adoptadas y termina teniendo una mezcla de todo. Y lo mismo la gente adentro, tiene que jugar ese juego forzoso, entonces lo que estamos teniendo en todas las compañías, honradamente es de todo. Se trata de un momento que está poniendo en discusión los roles y la nueva ruta que está tomando el mundo. En el entorno colombiano el rol seguirá llamándose de tecnología o de sistemas. No creo que cambie la denominación por gerente de estrategias digitales. Lo que sí es cierto es que nacen digitales y ni siquiera se dan cuenta.

Juan Manuel Cortés F.

Si para el CIO el Gobierno de TI es uno de los fundamentos base para sus actuaciones, ¿cuáles son los fundamentos claves del CDO?

 

Hugo Fernando Valderrama S.

No concibo mucho gobierno. Será una persona que le colabore al CIO, con buen juicio tecnológico que guíe, organice y ponga orden. Aunque se trata de un personaje que despierta interés, que resulta como una prima dona, muy bonito, muy atractivo, que es un dulce para todo el mundo casi sin hacer nada, el CDO debe reportarle al CIO.  Con seguridad se lleva los créditos y destraba los problemas, pero no lo concibo por fuera del collar del CIO. Sólo en organizaciones muy grandes con una alta exigencia en ese campo.  

 

Jeimy J. Cano M.

Así como para el Gobierno de TI podemos hablar en términos de Cobit, ITIL, entre otras alternativas, ¿el CDO tiene algunas prácticas que pueden orientarlo?

 

Hugo Fernando Valderrama S.

Claro que sí. Hoy en día eso ya está tomando forma también con todas las certificaciones y requerimientos del caso. Yo tengo gente especialista en costumer experience o en digital marketing, temas exóticos. Se trata de profesionales con una carrera de certificaciones que los hace expertos en el tema. Uno está como acostumbrado a que las carreras se estudian en las universidades, pero hay especializaciones que se adquieren en la vida diaria con apoyo muchas veces de los fabricantes y otras instituciones que van saliendo en el campo a hacerlo. En mi caso personal sobre el marketing digital hice todos los cursos de Google para volverme un maestro en Google Adwords, para manejar los posicionamientos de los sitios de internet; tuve que presentar como 100 exámenes muy complejos, en los que preguntaban de todo, menos de lo que se había estudiado. Era un asunto laberíntico.

 

Francisco Rivas D.

Indudablemente, ese es un espacio del conocimiento que se llena en forma rápida por las consultoras, universidades, o por empresas que ofrecen servicios como los de mercadeo digital. Y es parte del desarrollo normal de las nuevas tendencias. Y así como el Gobierno de TI tiene los fundamentos para todo el desarrollo, existen tendencias académicas para el desarrollo de lo digital y seguirán formalizándose, porque hay un espacio qué cubrir y el mercado lo hará. Más pronto que tarde va a salir una certificación en marketing digital, en manejo de medios, en redes digitales, etc., y eso va a ser algo muy preciado por lo menos en el corto plazo, toda vez que es evidente su importancia para una organización. Otro elemento clave es la planeación estratégica y su profundidad en el mundo digital. Eso va a determinar en qué tecnologías invertir, qué personas contratar y con qué perfiles, para poder desarrollar esa visión de planeación estratégica. Y ahí es fundamental un arquitecto de negocio que sepa potenciarlo en los medios digitales.

Juan Manuel Cortés F.

De acuerdo con algunos estudios, se dice que el cargo de CDO es transitorio y tiende a desaparecer en el término de cinco a 10 años ¿Usted que piensa al respecto?

 

Hugo Fernando Valderrama

Eso es cierto.

 

Francisco Rivas

Siempre hemos dicho que todo es evolución y que el cambio y la adaptación son permanentes. Todas esas son tendencias que se van consolidando; hemos pasado del mainframe a la computación en red, luego hemos vuelto al distribuido y a un mainframe. Todo sigue dando vueltas y el mundo seguirá dando vueltas y las tendencias serán lo mismo. Lo que uno tiene que ver es cómo se adapta para saber cómo sacar provecho de tales tendencias.

 

Jeimy J. Cano M.

Esa pregunta pone de manifiesto la transición que vive el mundo. En un reciente informe del gobierno alemán, denominado la Industria 4.0 2, concepto creado por los alemanes que no es otra cosa que el Internet de las Cosas, ellos se refieren a reconectar y repensar el concepto de la industria y su dinámica empresarial, ahora digitalmente modificada. En este contexto, vamos a tener mayor información sobre las personas, los objetos y se evidencia una transición hacia productos digitalmente modificados. Así las cosas, se trata de gobernar lo digital, lo que demanda una mayor comprensión sobre cómo la tecnología sirve a los propósitos superiores de la sociedad, en la medida en que tendremos mayores elementos para interconectar y desarrollar. Aunque podrá ser un tema transitorio, el proceso dejará una huella importante y suficientes espacios de aprendizaje para quienes estén dispuestos a ingresar en el mundo digital.

 

Hugo Fernando Valderrama S.

Existe un movimiento grande entre los fabricantes. Los más famosos se encuentran en una preparación intensa, invirtiendo mucho dinero y dedicando mucha gente a esos estudios. Los aplicativos están cambiando para volverse nube y el tema digital está a la   trata de un boom que va a durar un tiempo, de una coyuntura larga que está transformando el mundo y ha generado el cambio en todos. Un proveedor famoso tenía en su interior el año pasado 30 vendedores y hoy tiene 150. En ese resto adicional a los 30, todos están en el mundo moderno, en lo digital. Impresionante apuesta, no menciono su nombre, por la sagrada reserva.

 

Jeimy J. Cano M.

Hay algunas marcadas tendencias y retos para quienes trabajamos en tecnología. Como ejecutivos de importantes compañías, ¿cuáles serían sus recomendaciones para los personajes que deben moverse en esta locura digital que enfrentan las organizaciones?

 

Hugo Fernando Valderrama

Una muy fácil, que me recuerda a los Beatles, “let it be”. Se trata de una corriente, como si uno estuviera en el río Amazonas en una canastica como la de Moisés. Y frente a este cambio dramático que está teniendo el mundo lo único posible es dejarse llevar. La única forma de nadar corriente arriba es si uno tiene un motor tremendo y un barco que resista para seguir hacia adelante. De lo contrario, “déjate llevar”.

 

Francisco Rivas D.

Aparte de montarse uno en ese bus lo fundamental es prepararse y conocer en detalle lo que la tecnología le puede dar para sacarle mayor provecho. No es posible quedarse en un mar de conocimiento y una profundidad muy ligera, porque no será posible potenciar este mundo que se nos vino encima. Habrá que especializarse y habrá muchos espacios para que crezca el mundo de los consultores y desarrolladores. Pero, lo importante es potenciar el conocimiento.

Ver  Vídeo en: CARA Y SELLO

 

Sara Gallardo M. Periodista comunicadora, universidad Jorge Tadeo Lozano. Ha sido directora de las revistas “Uno y Cero”, “Gestión Gerencial” y “Acuc Noticias”. Editora de Aló Computadores del diario El Tiempo. Redactora en las revistas Cambio 16, Cambio y Clase Empresarial. Autora del libro “Lo que cuesta el abuso del poder”. Ha sido corresponsal de la revista Infochannel de México y de los diarios “La Prensa” de Panamá y “La Prensa Gráfica” de El Salvador. Investigadora en publicaciones culturales. Gerente de Comunicaciones y Servicio al Comensal en Andrés Carne de Res, empresa que supera los 1800 empleados; corresponsal de la revista IN de Lanchile. Es editora de esta publicación.

 


1Porter, M. y Heppelmann, J. (2015) How Smart, connected products are transforming companies. Harvard Business Review. Octubre

2National Academy of Science and Engineering (2013) Recommendations for implementing the strategic initiative INDUSTRIE 4.0. Recuperado de: http://www.acatech.de/fileadmin/user_upload/Baumstruktur_nach_Website/Acatech/root/de/Material_fuer_Sonderseiten/Industrie_4.0/Final_report__Industrie_4.0_accessible.pdf

 

0 Comentarios

Deje su comentario