La tecnología de la información y las comunicaciones entró a formar parte de las necesidades básicas del ser humano y de las organizaciones. En tal sentido, ha generado nuevos roles para los profesionales que la estudian.