CTO de Fortinet: Innovando para el éxito empresarial

Jun 16, 2017 - by administrador

La innovación, en su esencia, trata de crear un ambiente donde se motive, alimente y premie la creatividad. Ese punto ha sido ilustrado recientemente en las noticias. Hace unas semanas, IBM anunció que el trabajo remoto ya no será opción para las 2.600 personas que conforman su equipo de mercadotecnia en los Estados Unidos, ya que los empleados tendrán que presentarse a trabajar en una de las oficinas ubicadas en seis diferentes ciudades dentro del territorio norteamericano o podrían ser despedidos. El colosal departamento de TI ya ha sido reubicado en conjunto con otros departamentos y continuará dando servicio a más áreas en los próximos meses.

 

¿Por qué IBM, un pionero del trabajo remoto que ha adoptado por décadas este enfoque a través de la larga franja formada por su fuerza de trabajo, decide cambiar de camino?

 

John Sullivan, profesor de Recursos Humanos y Administración en la Universidad Estatal de San Francisco, nos da una pista: el valor de la innovación ligado al trabajo en ubicaciones compartidas es tan fuerte que sobrepasa la productividad ofrecida por el trabajo remoto. Este es un punto de vista interesante que concuerda con estudios que sugieren que la proximidad de los equipos ayuda a fomentar mejores y nuevas ideas.

 

Si analizamos la industria de la tecnología en las décadas pasadas, no existe una ruta clara y definida hacia una buena innovación.

 

Algunas empresas dedican sus esfuerzos de innovación a sus áreas principales de tecnología donde son tremendamente exitosos, aunque también hay otros trabajos e ideas que, aunque al principio parecían alejarse del negocio primario, igualmente han sido recompensados con creces. Empresas como Amazon – la cual ha evolucionado su negocio de la venta de libros a los servicios de TI ofrecidos a través de AWS – y Google – que inició desarrollando motores de búsqueda pero que hoy cuenta con negocios en campos tan diversos como el mapeo satelital, realidad virtual y automóviles autónomos sin conductor – caen dentro de esta última categoría.

 

También existen diferentes modelos de innovación:

  1. Descendente: donde las grandes y nuevas ideas provienen de los arquitectos de productos o de los ejecutivos de la empresa y sobre las cuales, todos los ingenieros deben trabajar para volverlas realidad.
  2. Ascendente: donde los ingenieros que llevan a cabo proyectos específicos son motivados a generar ideas innovadoras y lograr que funcionen, a veces hasta el punto de ignorar el diseño más amplio. Las ideas de abajo hacia arriba también pueden venir de las solicitudes por parte de los clientes finales de contar con soluciones o características específicas para abordar sus problemas únicos.
  3. Modo divergente: algunas empresas se enfocan en desarrollar sus propias herramientas para resolver sus problemas internos y, gradualmente, crecen esas herramientas en soluciones que puedan comercializar.
  4. Cualquier combinación de los anteriores.
     

Las empresas han probado el éxito con cada uno de los cuatro modelos. Ninguno es claramente superior al otro pero existe la probabilidad de que uno se amolde mejor a la cultura de su compañía y al estilo de administración de su equipo.

 

En el día a día, la clave es motivar a los empleados a tener más pasión por sus campos de trabajo, a pensar constantemente y a desafiar los paradigmas. Es también importante reconocer y premiar sus esfuerzos de innovación. Por ejemplo, en Fortinet, valoramos mucho las ideas de nuestros ingenieros y damos a conocer públicamente, durante nuestras reuniones trimestrales, sus esfuerzos de innovación y registro de patentes.

 

Los líderes empresariales deben poseer la fortaleza para lograr tener una visión a largo plazo de sus negocios y, al mismo tiempo, hacer frente a las presiones de Wall Street para continuar dando resultados el siguiente trimestre. Si la administración empieza a prever cómo evolucionarán las cosas en los próximos años, las siguientes décadas o incluso el futuro más distante sería dirigido a invertir en áreas que realmente ayuden al crecimiento de la empresa en el largo plazo. Tales inversiones también deberán estimular la innovación de grandes ideas que produzcan enormes e inesperados rendimientos en el futuro.

 

Las buenas innovaciones tecnologías pueden tomar muchas formas y provenir de cualquier dirección. Por eso es importante no estructurar demasiado la innovación. Colocar en su lugar sólo el marco básico. Si los directores de innovación restringen las ideas de los empleados, pueden destruir la parte central de lo que están buscando. Ser flexible y siempre mantener una mente abierta.

 

En años pasados, he visto fallar el lanzamiento de innovaciones tecnológicas debido a que el desarrollador no empezó con una meta clara en mente. Con frecuencia, es tentador trabajar en una herramienta sólo por curiosidad pero si se inicia el ejercicio sin tener una idea distintiva del problema que resolverá esa herramienta una vez que sea desarrollada, probablemente se estará desaprovechando tiempo y recursos. Los innovadores deben identificar el problema de negocio antes que cualquier otra cosa.

 

Finalmente, los directores de innovación deben tener en mente que la meta final de negocio es generar ingresos, por lo que no deberían innovar sólo porque deben hacerlo. Es vital alinear las innovaciones tecnológicas con la visión de la empresa y las metas de negocio. Todas las innovaciones deben contribuir al resultado cuantitativo. No es suficiente – de hecho, es peligroso para la empresa – simplemente crear “una fábrica de buenas ideas” sin una visión pragmática de cómo la organización puede eventualmente beneficiarse de todos los esfuerzos de su área de Investigación y Desarrollo.

 

Los líderes empresariales deben asegurar que las actividades de Investigación y Desarrollo de sus compañías estén estrechamente integradas dentro de sus operaciones y estrategia general. De esta forma, el crecimiento saludable y a largo plazo de la empresa, así como la reputación en el mercado, serán los jueces finales de sus éxitos en innovación.

 

Por: Redacción Michael Xie, fundador, presidente y CTO de Fortinet

0 Comentarios

Deje su comentario